El Congreso del Espacio, punto de encuentro de la industria espacial española

España como referente europeo de cara la celebración del Consejo Ministerial de la ESA (Space19+) de noviembre en Sevilla; la tecnología y proyectos vigentes en materia de exploración espacial y observación de la Tierra; la revolución de la navegación por satélite, clave para la seguridad; el importante papel del satélite en la universalización de la conectividad y el cierre de la brecha digital; la política industrial 2030 y el papel del espacio en el ámbito de la Defensa, así como los grandes retos de futuro, han sido los principales temas tratados en el evento.

Pedro Duque, ministro en funciones de Ciencia, Innovación y Universidades, acompañado por el Nobel de Física 2019, Michel Mayor; Johann-Dietrich Wörner, director general de la Agencia Espacial Europea (ESA); o Carlo des Dorides, director ejecutivo de la Agencia Europea de Navegación por Satélite (GSA) son algunos de los representantes de instituciones nacionales e internacionales que se han dado cita en el encuentro.

Promovido por TEDAE, Asociación Española de Tecnologías de Defensa, Seguridad, Aeronáutica y Espacio, y con el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), el Instituto Geográfico Nacional y el Ministerio de Defensa como entidades organizadoras, el Congreso del Espacio reunió los pasados días 9 y 10 de octubre en Madrid a profesionales de renombre de la industria, universidades, organismos públicos y otras instituciones que durante muchos años han participado en la construcción del sector espacial en nuestro país.

Congreso del Espacio

De izq. a dcha.: Rafael Rodrigo Montero, Secretario General de Coordinación de Política Científica del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades; Jaime de Rábago, presidente de TEDAE; María Eugenia Carballedo, consejera de Presidencia de la Comunidad de Madrid; Jorge Potti, Director General de Espacio de GMV; y Eugenio Fontán, director general de relaciones con el Estado y con la Unión Europea.

El encuentro fue inaugurado por María Eugenia Carballedo, consejera de Presidencia de la Comunidad de Madrid, acompañada por Jaime de Rábago, presidente de TEDAE. En su intervención Carballedo quiso señalar que la región es un centro de comunicaciones clave y de referencia mundial para la carrera espacial, y una de las cinco ciudades más importantes de este sector en Europa, manifestando el compromiso de la Comunidad con la industria en el próximo marco presupuestario 2021-2027, que se hará al “máximo nivel”.

En la apertura, Jaime de Rábago, recalcó que “la comunidad espacial de nuestro país merecía un lugar de debate al más alto nivel donde se mostrara cómo y por qué la actividad espacial proporciona tecnología en los límites del conocimiento, empleo de calidad, crecimiento económico, prestigio internacional y soluciones prácticas y eficaces a muchos de los desafíos de la sociedad moderna. Cuestiones que sirvan para comprender mejor la necesidad de impulsar con ímpetu el sector espacial español”. 

El turno de ponencias y mesas de debate se estrenó de manos de Rafael Rodrigo, secretario general de Coordinación de Política Científica del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades. El secretario puso de relieve el hecho de que “en 20 años, España ha pasado de tener una participación nula en el sector espacial a una participación notable, tanto en instrumentación como en navegación y en comunicaciones”.

Esta evolución es gracias a la participación de España en la ESA y a la colaboración entre sectores. “Si España no fuese miembro de la ESA, no habría conseguido todo esto, pero la ESA tampoco había llegado donde está sin los españoles”, comentó Rodrigo.

Algo que constató el director general de la ESA, Johann-Dietrich Wörner, que destacó la industria espacial española por ser muy potente en distintos campos y participar en todos los programas de la ESA, siendo un miembro importante de la Agenciaque, según afirmó “confío que su rol aumente en el futuro”. Wörner incidió igualmente en la importancia de conocer el pasado “para preparar el futuro” y en la fortaleza del sector espacial europeo para afrontar los retos que se van a plantear en los próximos años, entre los que nombró el hecho de volver a la Luna y establecer allí una base permanente, o el de viajar hasta Marte.

Congreso del Espacio

Un escenario donde el director ejecutivo de la Agencia Europea de Navegación por Satélite (GSA), Carlos des Dorides, habló de Galileo, del que, a diferencia del resto de sistemas de navegación de las grandes potencias, insistió que “es el único sistema civil”, y que “aunque Galileo tiene una señal que va encriptada y sirve a los usuarios del sector de la defensa, el énfasis del sistema sigue siendo civil”.

Motor económico y de innovación

En la actualidad, el sector espacial se ha consolidado como uno de los grandes motores económicos y de innovación de nuestro país. Como indicó Javier Ponce, director general de CDTI, “la economía del espacio ha crecido casi al doble de ritmo que la economía general en los últimos años, reinvirtiendo más del 10% de su facturación en I+D y creando 4.000 empleos directos en sus actividades”. Ponce recalcó que en este escenario “es relevante conseguir una mayor integración del espacio en la economía y la sociedad, ya que hoy en día no se concibe una actividad económica en la que no se utilicen los datos aportados por la industria espacial”.

Congreso del Espacio

Sin duda, la industria espacial guarda un lugar destacado en la política industrial española 2030, como se puso de manifiesto en la presentación de la Agencia Sectorial de la industria espacial española. Según Raül Blanco, secretario general de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa del Ministerio de Industria, “el sector del espacio es importante fundamentalmente en dos aspectos: por los efectos inducidos que tiene sobre la economía y la sociedad y por su factor de tecnología habilitante para muchas otras actividades”. “Son muchos los retos, pero también son muchas las capacidades que se han ido desarrollando en los últimos años. El esfuerzo a largo plazo y el trabajo realizado por las administraciones debe llevarnos a un desarrollo mayor del sector en España”, aseguró. 

Junto a Blanco, Jaime de Rábago, presidente de TEDAE, añadió que “esta Agenda Sectorial de la industria espacial española llega en un momento muy oportuno. El sector espacial español tiene por delante muchas e interesantes oportunidades que es preciso aprovechar. Y el análisis y medidas de actuación recogidas en esta Agenda van a resultar clave para ello. Las empresas de espacio de TEDAE se muestran satisfechas porque esto permitirá desplegar todo el potencial de nuestro tejido industrial e impulsará el de toda la comunidad espacial española”. 

El encuentro fue clausurado por Pedro Duque, ministro en funciones de Ciencia, Innovación y Universidades que aseguró que “en nuestro país nos hemos subido al carro de las potencias espaciales. Estoy convencido de que el futuro europeo y también nacional en el espacio será muy exitoso y que lograremos continuar lo que nos ha llevado hasta aquí. Es innegable que la inversión en espacio realizada en España estos 20 años ha sido absolutamente productiva”.

Congreso del Espacio

El ministro llegó acompañado de Michel Mayor, recién galardonado con el Premio Nobel de Física, de quien quiso destacar su contribución “en el diseño del satélite Cheops, la primera misión de la Agencia Espacial Europea que ha sido integrada en nuestro país, que medirá exoplanetas, y que ahora está camino de la base de lanzamiento”.

Consolidándose como un gran foro de debate, en el Congreso del Espacio se abordaron las grandes temáticas del sector a través de mesas de diálogo en las que se demostró, durante dos jornadas, el carácter estratégico de la industria espacial española y su aportación a la ciencia y al progreso de la sociedad.

Exploración espacial: del Sistema Solar a los confines del Cosmos

Los retos de la exploración espacial y el papel que España ha desempeñado durante las últimas décadas, además de las expediciones a la Luna, Marte, o las futuras visitas humanas a asteroides como paso intermedio, fueron algunos de los temas que se trataron en la mesa.

Congreso del Espacio

En el coloquio se trasladaron tres grandes mensajes:

  1. El fomento actual de la cooperación internacional: ESA, NASA y otras agencias están trabajando en lo que podrá ser la próxima estación espacial cercana a la Luna, como base de operaciones intermedia entre la Tierra y Marte.

2. El fomento de las vocaciones científicas y tecnológicas entre los más jóvenes, destacando el atractivo del sector para hombres y mujeres que quieran dedicarse a la ciencia y a la investigación.

Y el impulso de la innovación que deriva en aplicaciones de la tecnología no solo al servicio de estas misiones, sino también para la mejora de nuestra vida diaria, contando con una madurez científica e instrumental para llevarlo a cabo. 

En este escenario, España está a la altura de sus competidores, consiguiendo un retorno de la inversión que le ha permitido pasar de fabricar elementos muy sencillos para los programas, a ser contratistas y responsables del satélite completo.

Observación de la Tierra: cuidando el planeta desde el espacio

La preocupación por el planeta y cómo la información geoespacial resulta fundamental para entender qué sucede en la Tierra han sido los temas principales tratados en esta mesa. Saber qué pasa y dónde, nos permite adoptar medidas para corregir situaciones futuras, como la contaminación de las aguas o de la tierra, para lograr ciudades más sostenibles y proteger la vida marina, los ecosistemas, vigilar la pesca ilegal o proteger las costas.

Las misiones europeas de observación de la Tierra han jugado y seguirán jugando un papel primordial en este sentido. Particularmente el programa Copernicus, que apoyado en los satélites Sentinel constituye uno de los programas más avanzados, proporcionando resultados de muy alto valor para la comunidad científica y agencias nacionales e internacionales como la ONU, o el programa METEOSAT que ha contribuido a mejorar significativamente la predicción meteorológica y resultado de gran utilidad para la investigación y modelización del clima.

Congreso del Espacio

En la mesa se hizo mención al papel de los satélites en el cuidado del planeta y cómo la información geoespacial resulta fundamental para entender lo que sucede en la Tierra y para prevenir situaciones futuras, teniendo por lo tanto un gran impacto en la sociedad, que a la vez genera importantes beneficios económicos. De hecho, aunque las inversiones en materia de observación son muy altas, mayores son sus beneficios, tal y como señaló alguno de los participantes, que habló de un estudio de la ESA en el que se destaca que por cada euro invertido en estas tecnologías hay un retorno de la inversión superior a los tres euros.

El satélite, clave para extender la conectividad y el desarrollo

Los ponentes pusieron de manifiesto que el satélite es un elemento clave en el desarrollo de conectividad en áreas de baja densidad de población y la única infraestructura de telecomunicaciones que permite garantizar el acceso universal a la Sociedad de la Información con independencia de la ubicación geográfica, contribuyendo a cerrar la brecha digital y extendiendo las comunicaciones a lugares o momentos que, de otro modo, no podrían tenerlas, como sucede en el mar, el aire, los vehículos en movilidad o las situaciones de emergencia o catástrofe. La mesa también debatió sobre las infraestructuras que en el futuro complementarán a los satélites geoestacionarios para dar el mejor servicio de conectividad en cada caso, constituyendo redes híbridas que combinarán satélites LEO, MEO y plataformas atmosféricas (HAPS) como los globos o los drones, complementando las redes terrestres de forma transparente e inapreciable para el usuario final.

Congreso del Espacio

En el debate se destacaron cuatro aspectos de la conectividad en los que el papel del satélite resulta especialmente relevante: 

  1. La conexión de los no conectados. La fibra no va a llegar al 100% de la población porque no tiene viabilidad económica en zonas poco habitadas y dispersas, pero no es la única forma de dar conectividad de calidad. Los satélites, cuyos costes de despliegue son independientes de la densidad de población, constituyen la mejor alternativa para llevar la conectividad a estas zonas y poder ofrecer a sus habitantes todas las oportunidades del mundo digital, básico hoy en día para asegurar el desarrollo económico y social. Por ello, la mesa se hizo un llamamiento a la colaboración por parte de la Administración con el fin de garantizar a todos los ciudadanos un acceso igualitario a la conectividad. 
  2. La digitalización, el IoT (Internet de las cosas) y el Cloud Computing. Ninguna de ellas es posible si no hay conectividad. La transformación digital no requiere solo la conectividad de las personas, sino también la de las máquinas, que pueden estar ubicadas en zonas diferentes a las de la población y, por tanto, carecer de conectividad. Así ocurre, por ejemplo, en la digitalización del sector agroalimentario, ya que muchas de las explotaciones están ubicadas en pleno campo, donde no hay ninguna conectividad, y se necesita contar con el satélite para implementar los sistemas de sensorización y poder transmitir los datos recogidos. 
  3. Movilidad aérea y marítima. En este caso es indudable la falta de conectividad terrestre, por lo que la única solución posible es la conectividad a través del satélite. 
  4. Emergencias, seguridad y gestión de crisis. En caso de catástrofe, cuando las redes de comunicación han sido destruidas, la única manera de restablecer las comunicaciones y facilitar la conectividad a los equipos de rescate y a los afectados es mediante la conexión vía satélite. 

Navegación por satélite: la gran revolución

En esta mesa coloquio, en la que participaron responsables de todos los organismos nacionales e internacionales involucrados en la navegación por satélite en Europa, los participantes destacaron el papel que el posicionamiento por satélite ha adquirido en los últimos años, convirtiéndose en un elemento fundamental para la prosperidad socioeconómica. En la actualidad, el número de dispositivos con posicionamiento por satélite se mide en miles de millones y el número de aplicaciones no para de crecer. 

Congreso del Espacio

Los participantes pusieron de relieve el programa Galileo, buque insignia del programa espacial de la Unión Europea, por el gran potencial de desarrollo industrial y económico con el que cuenta, y dado que permitirá ofrecer una calidad de servicios inigualable en material de navegación, posicionamiento y sincronización a escala mundial. 

Tal y como comentaron, su la infraestructura global básica tiene por objeto acabar con las debilidades de seguridad e introducir nuevas capacidades, al tiempo que finaliza su constelación de satélites en los próximos años.

Los participantes indicaron que Galileo proporcionará un posicionamiento preciso para todo tipo de aplicaciones civiles y que la revolución del transporte llegará antes de lo previsto, siendo la navegación por satélite un elemento fundamental en el posicionamiento y la conducción autónoma, con soluciones de alta precisión a tiempo real.

La navegación por satélite supondrá un antes y un después igualmente en la provisión de servicios de navegación aérea y en otros sectores, como el financiero, la ingeniería civil, la agricultura o la pesca, entre otros. Si bien se han identificado numerosas aplicaciones de Galileo, en parte sobre los servicios basados en GPS, el aumento de la precisión y fiabilidad de las señales abrirá un abanico ilimitado de oportunidades para nuevos productos y servicios. 

Sin duda, Galileo es una commodity más como la electricidad y las comunicaciones, por ejemplo, por lo que supone un enorme estímulo para la industria espacial europea y española. 

El espacio, un ámbito más de la defensa

Visión, posicionamiento y comunicación son algunas de las capacidades esenciales que brindan los satélites en la actividad en materia de defensa, por eso hoy su papel es de significativa importancia para planear y gestionar medios, así como para una mayor capacidad de mando y control. 

Congreso del Espacio

Esta fue una de las conclusiones aportadas por esta mesa, en la que se puso de relieve el servicio de los satélites para salvar vidas civiles y militares, y la necesidad de crear una especialidad de Defensa y Control Aeroespacial en el ejército en plena fase de regulación el espacio en la que se está implementando el Centro de Vigilancia Espacial.

Aunque la industria espacial española cuenta con un crecimiento anual del 7%, duplicando su cifra en la última década, los presentes hicieron mención del desconocimiento que en nuestro país se tiene de las iniciativas que se están trabajando, siendo primordial que España lidere un gran proyecto europeo.

Entre los retos destacados se mencionó la mejora de la automatización como mejora para nuestro sector a nivel nacional. 

El futuro del espacio

Por último, en esta mesa los ponentes ofrecieron una visión del papel que el espacio puede jugar en la sociedad en el horizonte temporal 2030-2040, haciendo especial énfasis en su papel instrumental para mejorar la calidad de vida del ciudadano y cumplir los objetivos y metas de desarrollo sostenible de la ONU. También subrayaron el papel de liderazgo que España puede jugar en el sector, a nivel europeo y mundial, y los avances tecnológicos que serán necesarios para alcanzar el reto.

Los ponentes destacaron la necesidad de posicionar a la industria española entre los grandes programas espaciales del futuro y, en este sentido, debatieron sobre lo necesario que pudiera ser la creación de una agencia espacial española, dando un paso adelante para definir si se trataría de una agencia de gestión o de desarrollo, similares a las que hay en otros países europeos, como Francia o Italia.

Congreso del Espacio

Actualmente en España existen varias instituciones que se ocupan de la industria espacial, por lo que la labor de coordinación es ardua, pudiendo ponerle solución con la creación de la Agencia Espacial Española. Una entidad donde se pudieran centralizar las opiniones del sector y defender nuestra posición como país en todos los foros internacionales.

El Congreso del Espacio ha contado con la participación de la Agencia Espacial Europea (ESA), el Instituto de Ingeniería de España, European Global Navigation Satelite System Agency (GSA), Enaire y el Instituto de Empresa, además de ABC como medio oficial, Avion Revue, Fly News, Revista AIRE, TM Broadcast, Hispaviación e Infoespacial como medios colaboradores, y Beon Worldwide como Agencia Oficial.

La cita se convierte así en la expedición que ha transportado a los asistentes “más allá de los límites” de la tecnología, innovación, ciencia y conocimiento.

www.congresodelespacio.com